diumenge, 1 d’abril de 2012

Con cariño

El recuerdo de Isabel que nos queda es el de una mujer con una conciencia, dignidad y valores como pocas. Inasequible al desaliento pese a los golpes que la vida le iba dando, que no fueron pocos.

Ante todo ello, sólo pudimos darle todo nuestro ánimo y apoyo para ayudarla a superarlos. Y al final, la enfermedad venció. Pero nunca nada, ni nadie, le hizo doblar la rodilla.

Personas así son el faro que nos ilumina y anima a los demás a seguir adelante defendiendo los valores que ella representaba. Y si de algo estamos seguros es de que siempre estarás con nosotros.

Salud, memoria y que la eternidad te sea leve, Isabel.

José Luis Zueco

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada